Pedro R. Dabauza. Una vida dedicada al Budo.

Reflexiones sobre Japón: Un Sueño Marcial


  Tanto tiempo esperándolo, tanto tiempo deseándolo, tanto tiempo trasladando mi mente.
  El sueño a realizar para todo Budoka es viajar a Japón para percibir las Artes de origen japonés, como lo es para los amantes del Whu-Shu viajar a china o para los amantes del ArnisKali-Escrima viajar a Filipinas. 
  Hace falta una firme preparación mental para dar el gran paso en el Do del budoka; un paso que marcara su vida marcial, como dice el conocido proverbio "hay un día en el cuál nada será igual a antes" , esto se cumple con este paso. 
  Una vez allí nos esperaba un mundo totalmente diferente por el clima, las costumbres, sus hábitos, sus comidas, su sentido del respeto, su educación un sin fin de diferencias que marcan notablemente.
  A menos que se haya contactado anteriormente con un Sensei que nos introduzca en el mundo marcial y civil, lo, cual seria la forma ideal y recomendada, si uno aparece allí sin este primordial requisito, que no espere que los Sensei hagan cola para enseñar a un geijin (extranjero) sus técnicas superiores producto de una vida dedicada a las artes marciales.
  En un primer contacto ya aunque se lleve carta de presentación, uno tiene que ir cogiendo de aquí y de allá lo que quieran darte o lo que uno se busque. 
  El geijin es observado y solamente será introducido en las enseñanzas si se comprueba su tenacidad y sacrificio, la soledad entre tanto oriental sin escuchar o hablar español es una forma de constatar está tenacidad y sacrificio.

  En mi primer viaje sentí extremadamente esta soledad, no podía volver pues tenía una fecha de regreso en mi billete de avión, pero cuando este pensamiento me acuciaba, salía de mi interior mi perseverancia de corredor de fondo y. me decía: "tengo que seguir..." y lo más importante me estará esperando cuando vuelva...,volver con otra mentalidad y conceptos abiertos, el día que nada será igual que antes. 
  Si hay algo que aprendí en este primer viaje fue a asimilar dentro de lo posible el sentido del Budo (Arte Marcial) en la vida cotidiana del oriental.
  En Occidente se va a entrenar deporte. más que Budo en sí, por diversos motivos .ejercicio físico, defensa personal, liberación del estrés propiciado por el trabajo, estudios etc., por realizar algo diferente como pasatiempo y otros motivos, en Oriente el Budo forma parte de la vida diaria y cotidiana.
  Recuerdo que una vez finalizadas mis para mí siempre cortas horas de practica en el Kodokan Institute, observaba durante horas en el Dojo principal a personas de mediana y avanzada edad como saludaban, conversaban y llegaban al acuerdo de entrenar "un poquito", una vez terminaban con el riguroso saludo y en su rostro se reflejaba la felicidad se dirigían al baño japonés y finalmente terminarían tomando biru (cerveza) para proseguir al día siguiente con sus ocupaciones cotidianas.
  Este concepto del Budo puede penetrar en nosotros. Siempre que tengo siempre presente una circunstancia que me acaeció en el Kodokan Institute. Subía en el ascensor hacia el ultimo piso donde esta situado el Dojo principal, cuando entro en él un anciano de rasgos europeos o americanos, que a duras penas podía caminar ayudado de su bastón, yo pensé, a donde irá este señor tan anciano, seguramente a ver los entrenamientos en la grada, como yo. Cual fue mi sorpresa cuando vi entrar en el tatami al anciano, ya no tan anciano y ya sin ayuda de su bastón. Le vi evolucionar dentro del tatami como un pájaro de avanzada edad libre pero realizando los movimientos justos y precisos y siempre con el fondo de respeto de sus contrincantes más jóvenes, estaba transformado por el espíritu del budo.
  Este anciano no sabe ni sabrá, lo que me enseñó en esos momentos, más que mil cursos, más que mil vídeos, más que mil libros y es para mi la suprema quimera llegar un día a su edad y comportarme con ese espíritu

-------------2ª parte-------------

  En mi articulo anterior expresé lo que sentí al trasladarme a la cuna del Budo, mi deseo más constante y esperado. Hoy día forma parte de mi el pensar en volver cada año para llenarme de su espíritu el cuál hecho tanto en falta en Occidente.

  En todos nuestros budo está presente e impregnada la filosofía y la ética de principios, en occidente se estudian mil técnicas, mil combinaciones, pero ¿hemos asimilado el espíritu marcial, el fondo del arte? En cierto seminario de judo, un Maestro dijo a los presentes en la mesa de trabajo: yo estoy al tanto de los últimos avances pedagógicos, todos ellos basados en el trabajo continuo con un psicólogo. A lo cuál yo le contesté, que lo primero que nos diría un psicólogo referente a nuestras artes sería como con tantos valores en el Budo, no lo ponemos en practica, estamos desunidos, cada uno proclama que su arte es el mejor y el único efectivo y además como norma se desprestigia al Maestro del mismo arte o de otro. Donde se pone en práctica la máxima del O´Sensei Kano: bienestar y beneficios mutuos-Jita Kyoei. Bajo el prisma del O´Sensei Kano, siento yo el budo, por ese motivo cada año realizo la convención internacional de Artes Marciales Budo Gala. El Do (camino) será largo, pero año tras año veo un progreso, algunos Maestros y alumnos dejan de asistir; otros Maestros y alumnos vienen y otros Maestros y alumnos son asiduos año tras año: Se ganan nuevos conocimientos en hechos, en personas y desgraciadamente se pierde a alguna persona en la cual se creía.
  El Do (camino) será largo, ya lo sé, pero como dice la máxima "hay un arma que desarma, los hechos". Otro aspecto que quiero debatir, una vez hablado sobre la asimiIación de la filosofía y ética del budo, es el aspecto técnico. El aspecto técnico en Oriente y Occidente tienen polos opuestos. El modo oriental es monótono, más basado en la captación visual que hablada. El concepto del tiempo es diferente. En Tokio suelo asistir a las clases de Ju Jitsu impartidas en un Dojo, en él todos los días se hacen los mismos ejercicios, las mismas técnicas establecidas en su Dai (enseñanza) pero que maestría por su parte de los alumnos al hacerlas. En occidente esto seria impensable, pues el alumno que va al Dojo quiere aprender (bajo su concepto) lo más rápidamente posible, sin tiempo para madurar, quiere en todas las clases técnicas nuevas e innovadoras. Si utilizamos el método oriental, la gran mayoría de los alumnos emigrarían al dojo vecino donde verían todos los días técnicas novedosas y donde probablemente después del entrenamiento no les quedase nada en el interior; en un examen que tuve en un congreso, pasé la siguiente experiencia. Ante todo fui sorprendido, pues yo iba allí a
realizar el congreso sin más, aprender nuevas técnicas. Conocer a nuevas personas, ir a la cena de gala, etc. El Maestro japonés dirigente del congreso me citó en el tatami central; me puso delante a un Maestro americano de dos metros y empezó marcarme las pautas de mi sorpresiva prueba, defensas libres, Combate total. A dios gracias, sobreviví. Al día siguiente tuve una larga y pausada conversación en el hall del hotel con el Maestro, el me pregunto como estaban las Artes Marciales en España, las costumbres del país, etc., yo le comuniqué mi insatisfacción personal por la prueba del día anterior, pues le expresé que ante la sorpresa mis técnicas no fueron todo lo que yo hubiera deseado y que mis combinaciones no fueron realizadas con todo el potencial que yo puedo desarrollar. El me contestó que no debía preocuparme por ese motivo, pues el no estaba mirando mis técnicas, si no el estaba mirando mi espíritu, mi tenacidad en el tatami frente a la circunstancia. Así pues, el ideal sería basarnos en los principios y, filosofía oriental desarrollarla con los métodos y pedagogía occidentales, este es el Do (camino), Do que en España ha alcanzado un alto grado técnico, pues debemos recordar que necesariamente no todo extranjero es mejor, tenemos un gran nivel técnico.
¿Hay un Maestro mejor que otro? No, cada Maestro es singular.
 
Pedro Rodríguez Dabauza 

Publicado en la revista Cinturón Negro, Octubre y Noviembre 2000

Arriba ] JU JITSU: El arte antíguo. El arte del siglo XXI ] JU JITSU en España ] Arte de defensa  personal ] Historia y evolución del Judo en España ] Ética e Imagen ] " Maestro" algo más que una palabra ] Un hombre y un nombre para la historia: Jigoro Kano ] El Arte Marcial ] Lo esencial en el Arte Marcial ] Los grados ] Las Kata ] [ Japón, Sueño Marcial ] Las Ryu: Escuelas de origen Nipón ] Un camino juntos ]


Contactar:
E-mail: dabauza@telefonica.net 

 

©2003 Dabauza.com. Prohibida la reproducción total o parcial de este sitio. Derechos reservados